Llámenos +34698186670

Cerca (x)
11 abr, 2024

Cuatro pazos para descubrir Galicia

Publicado Por: Simply Galicia En: Nuestras Recomendaciones Comentario: 0 Golpear: 146

Galicia es conocida por sus pazos y no es para menos. Estas grandes casas señoriales, que datan mayoritariamente de los siglos XVI al XVII y fueron la residencia de la hidalguía gallega, se encuentran y adornan cada pequeño rincón de la Comunidad. De hecho, estas construcciones ascienden a 900 pazos en todo el territorio, según el Inventario Xeral de Patrimonio. Galicia presume una vez más de cultura y tradición y, hoy, te hablamos sobre algunos de los pazos más bellos que te podrás encontrar.

Pazo de Oca

El Pazo de Oca, conocido como el "Versalles gallego", es un tesoro arquitectónico situado en La Estrada (Pontevedra). Este pazo del siglo XV ha sido remodelado en diferentes épocas, fusionando estilos arquitectónicos que van desde el gótico hasta el barroco. 

Su fachada principal impresiona con su elegancia, pero lo más destacado son sus magníficos jardines, que incluyen estanques, fuentes y una gran variedad de árboles y plantas. Los jardines del pazo, trazados en la segunda década del siglo XVIII,  son considerados unos de los más bellos de toda Galicia y están catalogados como Bien de Interés Cultural.

El Pazo de Oca pertenece a la Fundación Casa Ducal de Medinaceli y forma parte de la Ruta de la Camelia, un recorrido por Galicia a través de 12 pazos y jardines, entre los que se encuentran el Pazo de Mariñán (Bergondo), la Alameda de Santiago de Compostela y el Parque de Belvís, el Pazo de Ribadulla (Vedra), la Casa-Museo de Rosalía de Castro (Padrón), el Pazo de Rubiáns (Vilagarcía de Arousa), el Pazo de Quinteiro da Cruz (Ribadumia), el Pazo de la Saleta (Meis), el Pazo de Lourizán, el Castillo de Soutomaior (Pontevedra), el parque urbano de O Castro (Vigo) y el jardín del Museo Quiñones de León (Vigo). 

Pazo de Rubiáns

Ubicado en Vilagarcía de Arousa, el Pazo de Rubiáns encuentra su origen en una torre fortaleza del siglo XVII en la que García Caamaño construyó a principios del siglo XV su residencia y que 300 años más tarde sería reconstruido por Jacobo Ozores. En esta casa solariega, además de encontrar 600 años de patrimonio y su belleza arquitectónica, también nos embelesará con el viñedo más extenso de la comarca del Salnés, un jardín histórico coronado por las camelias y una bodega del siglo XV.

Pazo de Lourizán

Las raíces del modernista Pazo de Lourizán se encuentran en una antigua granja del siglo XV de la que hoy solo se conserva un palomar. El edificio actual, obra de Jenaro de la Fuente Domínguez, tiene un aire romántico y cuenta con influencias del modernismo, clasicismo y la arquitectura francesa del Segundo Imperio.

El pazo cuenta con más de 50 hectáreas de jardines, finca y una de las arboledas más importantes de Europa, espacio en el que se pueden observar los diferentes usos que ha tenido a lo largo de los siglos como fue una granja, jardín botánico y centro de investigación forestal.

Pazo de San Lorenzo de Trasouto

El Pazo de San Lorenzo de Trasouto, declarado monumento nacional, se sitúa en el robledal que le da nombre, en Santiago de  Compostela. De orígenes monásticos, fue ordenado construír por el Obispo de Zamora, Martín Arias, en el siglo XIII, y fue ocupado por franciscanos. En el siglo XIX pasó a ser propiedad de los condes de Altamira. 

La magia de estos y todos los pazos que coronan las tierras gallegas es innegable. A fin de cuentas, estos tesoros arquitectónicos nos permiten desplazarnos a otras épocas y explorar la riqueza cultural de Galicia en todo su esplendor.

Comentarios

Deje su comentario